24 de enero de 2009

Sin Limite

En el mar...

todo se olvida, todo se vuelve agua y se va.

El cielo y el océano no tienen limite aparente y en esa sensación de infinito me quedo.

3 comentarios:

  1. y ahi simplemente te quedas.
    benn!

    ResponderEliminar
  2. Claro Ik, es que vivir en Zihuatanejo es una suerte. Yo daría cualquier cosa por tener ese mar y ese cielo sin límites donde quedarme algunes veces.

    ResponderEliminar