31 de octubre de 2014

No sé

Yo no sé del protocolo de la muerte, pero supongo debe haber reglas básicas al momento de cumplir este irremediable momento.

Curioso es que jamas un funeral es como se ve en el cine o en la televisión, no hay orden, no hay palabras bonitas, no todo el mundo viste de negro, no bajan el féretro lentamente, nadie tiene flores en las manos para lanzarlas como ultimo detalle y los llantos son mucho mas dramáticos de lo que uno podría esperar.

No sé, será que los funerales en la costa del pacifico mexicano no se prestan para tanta ceremonia y tanto ritual. El calor agobiante, los llantos inunda la atmósfera, los músicos estorban, los insectos pululan por todos lados y la prisa es la regla general al momento de abandonar bajo tierra a un ser humano.

Tengo miedo a la muerte, supongo es lógico, pero también tengo miedo a envejecer, aunque jamas me había puesto a pensar en ellos hasta que la muerte parece apuntarte súbito una tarde de agosto cargada de humedad y sin rastro aparente de lluvia. Entonces me di cuenta de que cada día es un paso mas para convertirse en polvo, nadie sabe cuando llegara ese momento, ni las causas, pero todos sabemos que vendrá. Pero concentrarse en la cotidianidad no permite ver el hecho, de que así como el universo traza su camino hacia ninguna parte, así nuestro sistema solar gira sobre la galaxia y nuestro planeta alrededor del sol y nuestra vida es relativamente poco comparado con los ciclos estelares. He meditado tanto sobre eso y me parece imposible, pero es así, al menos eso lo sé, el tiempo pasa y con ello mi juventud comienza a deteriorarse lentamente y saberme viejo es agridulce, sobre todo cuando aun no me veo como un adulto en forma.

Hay tanto que no sé aun, que temo envejecer antes de poder cumplir lo que he soñado. Pero al menos ahora tengo la certeza de que hay una fecha limite y la vida es solo eso, aprender, disfrutar, sentir y cumplir un ciclo en este universo que viaja sin rumbo fijo y que consigo lleva galaxias y estrellas, donde simplemente somos un momento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada