27 de septiembre de 2009

Duvet ^ ^

El humo se había despejado del castillo, restos de exoesqueletos de lo que alguna vez fue el transporte de los no terrestres se encontraban carbonizadas, ennegrecidas a pesar de la lluvia que cayo horas mas tarde del ataque de los hackers.

Ese 23 de septiembre había amanecido con un cielo cubierto de nubes de tormenta, después de varios días sin que las fabricas de la ciudad emitieran contaminantes, el aire se notaba un poco mas puro, un poco mas libre, un poco mas aire.

En cuanto el sol iluminara el extremo este del valle comenzaría el ataque, lo decidieron porque sabían que muchos soldados del gobierno apoyaban a los no terrestres, no querían lastimar a humanos, querían liberar a su ciudad de los no terrestres. El valle con dos volcanes inactivos esperaba el momento en el que el primer signo de claridad irrumpiera en la calma de la noche. Días previos habían ya lanzado ataques señuelos para tener al enemigo con incertidumbre acerca de si finalmente darían el golpe final, de esta manera evitaron que los no terrestres despegaran sus naves y permanecieran recluidos en el castillo.

Kyel desde el extremo norte de la ciudad se dirigía con el equipo de “Fuego en movimiento” los cuales tenían en su poder tanques de gas butano de todos los tamaños que al ser lanzados al aire por una fuerza telequinética los hacían estallar a su antojo, en dado caso de que uno de estos no estallara, alguien se encargaría de generar fuego en el tanque a fin de que este terminara explotando.

Alek desde el extremo oriente iba con el grupo de “Protección” los cuales estaban encargados de proteger a los humanos conforme estos fueran cayendo, mientras desde el lado sur Jessica con el grupo de “Fuerza de empuje” iban decididos a romper la entrada principal del castillo, con ella se encontraban todos aquellos que podían controlar su energía de tal manera que eran capaces de lanzar fuego, agua, objetos o lo que fuera necesario para atacar al enemigo pero que al mismo tiempo eran capaces de crearse un campo de protección que impidiera resultaran lastimados. Del lado poniente se encontraba “La fuerza de resistencia”aquellos que a pesar de no contar con ningún poder se habían unido en la guerra contra los no terrestres, ellos contaban con todo tipo de armas para realizar el ataque.

En cuanto la claridad se asomó desde el lado sur comenzó la batalla, como esperaban, humanos eran los que defendían el castillo, por lo que fue necesario utilizar gases aturdidores, en cuanto entraron al recinto, los no terrestres optaron por salir en sus naves, sin embargo ya los esperaba Kyel con unas pequeñas explosiones que las hicieron caer en el aire y mientras otras no pudieron ni despegar, comenzaron a salir por el extremo poniente donde ya los esperaba la “Fuerza de resistencia” miembros del gobierno se encontraban entres estos que como ratas ansiaban salir del castillo. Alek en cuanto se entero de que habían entrado al castillo entraron en movimiento para ir rescatando a todos los heridos.

Durante siete horas las explosiones no dejaron de escucharse en los alrededores del castillo, los no terrestres salieron a defenderse y al tener poderes telequineticos más fuertes que los humanos podían fácilmente deshacer la resistencia que estos ofrecían. Salieron todo por un pasadizo que daba al lago del castillo en donde se encontraba Alek con todos los heridos, el grupo de 17 no terrestres que habían logrado salir del castillo s encontraron de frente con cientos de heridos, los pocos que aun tenia fuerzas opusieron resistencia, sin embargo los no terrestres los lanzaban por los aires como si se tratara de hojas de papel. Al ver Alek que iban a escapar se concentro de tal manera que pudiera su poder extenderse sobre los enemigos, cuando se sintió seguro corrió tras ellos protegiéndose de sus ataques, finalmente encontró la oportunidad, un rayo de luz blanca salió de su cuerpo e inmediatamente se convierto en una luz cegadora que se extendió a varios kilómetros de el. El tiempo se detuvo, Alek ya no podía hacer mas nada simplemente esperar a que aquellos que no fueran alcanzados por su poder pudieran atacar a los no terrestres, pero esto tomo por sorpresa a todos, nadie entendía que había sucedido. Jessica que se encontraba en una de las torres del castillo vio el resplandor, supo que Alek había utilizado su poder y debería de ser por una buena razón, salto de la torres para ir ayudarlo, pero sabia que el no podría mantener el tiempo detenido por mucho tiempo y en cuanto fuera en retroceso solo tenía segundos para escapar. Mientras tanto “Fuerza de resistencia” se dirigía al lago para ayudar a trasladar a los heridos a un lugar seguro cuando el halo de luz los cegó, esperaban una gran explosión que no sucedió obviamente.

Alek no pudo sostener mas y comenzó a retroceder el tiempo, unos segundos mas tarde cayo sobre el suelo, había utilizado toda la energía que tenía, los no terrestres en cuanto se liberaron de su prisión invisible, sabían que la razón por la cual habían tomado la ciudad se encontraba a su alcance, uno de ellos los señalo en punto desde donde había visto a alguien dirigir un rayo luminoso, crearon un campo que los protegiera y se dirigieron hacia el, en cuanto vieron su rostro se dieron cuenta de que su misión no había fracasado, tenían a sus pies, al humano con el don mas poderoso.

Lo levantaron con un movimiento mental y se dirigieron de regreso hacia el castillo pero antes hicieron que el aire se incendiara en un radio de unos cinco metros alrededor de ellos, una vez dentro del pasadizo cerraron la entrada y se dirigieron a toda prisa en el castillo donde sabían que estaría mas despejado porque nadie ofrecía ya resistencia.

Jessica alcanzo a ver como un circulo de fuego rodeaba a los no terrestres, cuando este se detuvo, vio que habían entrado por una entrada en la tierra que ahora se encontraba cubierta de rocas, intento con sus poderes quitar los obstáculos, pero no podía, sabía que habían colocado una protección invisible.

Mientras tanto Alek se encontraba muy débil, flotaba en el aire como un títere, veía como los no terrestres despejaban todo cuanto encontraban frente a ellos, llegaron a un claro del castillo donde se podía observar el cielo cubierto de nubes de tormenta, entonces una explosión en el cielo hizo desparecer las nubes y una enorme nave dirigió un rayo de luz hacia donde se encontraban los no terrestres, desde todos los alrededores vieron lo que sucedía, y esperaban que una enorme explosión hiciera estallar el castillo, pero no paso así.

Alek por alguna extraña razón sabía que no debería ir con ellos, tenía que encontrar el modo de escapar de ellos, se concentro nuevamente, expulso toda la fuerza interior que poseía para evitar ser retenido por los no terrestres. La luz blanca que surgió de el, se confundió con el haz luminoso que descendía hacia ellos, el tiempo se detuvo nuevamente, alrededor de el, solo tenia una oportunidad, entonces lo que paso a continuación ni Alek lo esperaba, el tiempo comenzó a ir en slow motion, no había logrado detenerlo, simplemente este transcurría lentamente, entonces alcanzo a tomar la ultima columna de piedra que estaba en el umbral de ese jardín interior, los no terrestres se acomodaban en el centro, alcanzo a ver como la luz se acercaba a ellos, entonces libero al tiempo, se sujeto de la columna lo mas fuerte que pudo, todo se iluminó de pronto, cayo al suelo, miro hacia el jardín, los no terrestres ya no estaban y el aun seguía en el castillo.




Fin

de

Duvet 1a parte

5 comentarios:

  1. Hola:

    Hemos visitado tu página y pensamos que podría ser interesante intercambiar banners o enlaces con la nuestra.

    Si estás de acuerdo, puedes visitarnos en Escritores Negros (http://escritoresnegros.blogspot.com) o ponerte en contacto con nosotros en escritoresnegros@gmail.com

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Me parece un gran esfuerzo el proyecto de la novela por entregas que nos regalas. Particularmente cuando son de ciencia ficcion.
    Me mantuviste en tension...espero tu proxima entrada.
    Gracias mil por tus visitas.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Por alguna razón no me concentro y no termino de leerla. Será otro día... Algo me molesta. Pero tenlo por seguro que lo leeré todo.

    Un abrazo Bismark.

    ResponderEliminar
  5. Buena historia Bismark, aquí pendiente de tu trabajo.

    Saludos.

    ResponderEliminar